sábado, 31 de mayo de 2014

Hannibal

Puede parecer osado por mi parte dedicar una entrada de un blog gastronómico a una serie en la que el protagonista es un caníbal, pero oye, aquí está.
De lo cinematográfico (o televisivo o como se le quiera llamar) me ocupo en mi otro blog, aquí irá solo la parte culinaria.
Dejemos a un lado, y es mucho dejar, que nuestro protagonista cocina a veces carne humana y centrémonos en lo bien tratada que está la cuestión gastronómica.
El ubicuo José Andrés es el asesor gastronómico de la serie y hace un muy buen trabajo, en pocas ficciones se trata así el tema.
Hannibal es un gourmet y ejerce de anfitrión con inusitada solvencia. Preparaciones francesas y japonesas han protagonizado estas dos temporadas, pero también ha habido lugar para otras cocinas.
Es cierto que a veces aparece esa sensación de plato combinado de la alta cocina clásica francesa y que todo resulta algo barroco, pero esos platos apetecen (insisto en lo de obviar el canibalismo, jeje...)
En fin, una serie magnífica en la que da gusto ver que también hay criterio gastronómico.


martes, 27 de mayo de 2014

La Bruja Avería 2012

Nombre potente y buenas referencias:
-La Bruja Avería 2012 (D.O. Vinos de Madrid). Monovarietal de garnacha envejecido en roble francés.
Color cereza oscuro de capa media, ribete violáceo.
Nariz elegante, predominan frutos rojos.
En boca se muestra amable, carnoso. Destaca también la fruta y algo de madera. Muy equilibrado. Retrogusto medio y placentero.
Costó unos 9 €, una alegría.
Un vino actual, fácil de beber, de los que van bien con todo, de los que siempre te dejan bien. Excepcionalmente recomendable.
Esa garnacha que tanto disfrute provoca tiene aquí otro exponente.
Oiga usted, no se ría de la Bruja Avería...

viernes, 23 de mayo de 2014

Cara nord blanc 2012

Un blanco que tenía ganas de probar:
-Cara nord blanc 2012 (D.O. Conca de Barberà). Uvas macabeo y chardonnay con tres meses de crianza sobre lías finas.
Color amarillo pálido, destellos verdosos.
En nariz aparecen cítricos y frutas exóticas, también hierba.
Ya en boca aparece su mejor cara. Equilibrio notable. Untuosidad, fruta blanca madura y cierta mineralidad. Retrogusto medio y cítrico.
Costó unos 7 €, correcto.
Estamos ante un buen blanco, uno de esos que apetece beber en cualquier momento. Un vino ligero y complejo a la vez, una alegría para el consumidor.
Un vino de altura en todos los sentidos...

miércoles, 21 de mayo de 2014

Manzanilla Solear en Rama Saca de Primavera 2014

Ojo, ¡joya va!:
-Manzanilla Solear en Rama Saca de Primavera 2014 (D.O. Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda). Uva palomino fino sometida a crianza biológica bajo velo de flor.
Limpísimo color amarillo intenso, reflejos dorados.
Nariz intensa, destacan almendras, avellanas, notas salinas y flores frescas.
En boca es seca y amplia como pocas. A la vez denota elegancia y fortaleza. Aparecen de nuevo los frutos secos y los yodados. También notas amargas maravillosamente integradas. Retrogusto largo, seco y muy agradable.
Costó unos 7 € la botella de 37,5 cl. Genial precio.
Poco que decir, esto es un regalo de la naturaleza y de la mano del hombre. Solo puede estar mejor degustándola en el propio Sanlúcar de Barrameda.
Este producto es mucho más que un vino, esto es una forma de entender la vida. Se debe disfrutar de él.
Sonora ovación.

domingo, 18 de mayo de 2014

Suau de Búfala

Hoy voy a hablar de un queso, el Suau de Búfala de la masía Montbrú, puro espectáculo.
Elaborado a partir de la leche de dicho animal (y eso ya de por sí es una curiosidad y una garantía, pasta semiblanda y corteza de moho natural.
Tiene un punto ácido y un recuerdo a bosque, a hierba.
No entraré mucho en lo técnico, podría equivocarme. Lo que sí sé es que este no es un queso más, es una verdadera emoción en cada bocado. La producción no es muy grande así que si tenéis ocasión...
Cuesta algo más de 18 € el kilo y están muy bien invertidos.
Vaya, un placer...

jueves, 15 de mayo de 2014

La Bohème, Andorra la Vella (Andorra) (II)

Ya hablé de este restaurante, un habitual de mis viajes a la capital andorrana. Vamos con él de nuevo.
Misma sensación de comodidad, mismo elevado tiempo de espera.
Todo sigue igual, ahora el menú vale 18 €, eso sí. No nos resistimos a incluir media docena de ostras.
Se sirvió una copa de un vino tinto que no se anunció y que no merece ningún halago.
Comimos:
-Ostras de Oleron (pues oye, pequeña delicia, siempre es un bocado de los que apetecen)
-Fideos con tinta de calamar (pasados de sal y eso arruinaba el que hubiera sido un buen plato)
-Entrecotte de ternera (indigna guarnición, carne muy sabrosa y muy bien de punto)
-Tarta de tiramisú de frutos rojos (aceptable postre que supongo industrial, ¡dejen de poner siropes dulzones ya!)
Un buen café para acabar.
El personal fue amable pero estaba claramente desbordado.
La cuenta ascendió a 23 € por persona. Correcto.
Más sombras de las que yo recordaba, también alguna luz más resplandeciente. Me reafirmo, un buen sitio para comer en Andorra y más si estás de compras en el centro comercial o en la zona.
Intuyo que volveré (y a gusto).

domingo, 11 de mayo de 2014

Adúriz, genio entre genios

Me ha gustado esta entrevista que le hacen a Andoni Luis Adúriz en el Fuera de serie de la revista Expansión y tenía que compartirla.
Me encanta su claridad de ideas, su determinación.
En esta vida solo me interesa la gente que tiene un concepto, para qué engañarnos...

lunes, 5 de mayo de 2014

Chantet Blanet Saint-Emilion 2011

Vino francés de supermercado, un enigma:
-Chantet Blanet Saint-Emilion 2011 (Saint-Emilion A.O.C.), cabernet sauvignon y merlot envejecido en barrica de roble.
Precioso color cereza, ribete violáceo.
En nariz aparecen frutos rojos y especias, también cuero. Poca intensidad.
Ya en boca destacan frutos rojos, fruta en sazón y pimienta. Sorprendentemente equilibrado. Retrogusto medio.
Costó unos 4 €, fabuloso precio.
Como decía antes estos vinos son una aventura y a veces la sorpresa es grata. Un poco de comida especiada y ¡bum! Alegría a bajo precio.

viernes, 2 de mayo de 2014

El ciclón, Zaragoza

Ya han sido un par de restaurantes (aquí el anterior) de estos mismos dueños los que he visitado en la capital aragonesa y siempre salí contento.
Su nueva apuesta es un sitio muy actual y muy agradable en una zona con mucho encanto.
Manteles individuales y copas mejorables.
La carta es muy variada y ofrece varias fórmulas. Escogimos la llamada "Ciclón", 18 €. Muy escasa y muy mal enfocada oferta de vinos, esto es lo que menos me gustó. Elegimos el Hizán 2012 (D.O. Ribera del Duero) que, como era de esperar, no me dijo nada.
Vamos con la comida:
-Ensalada de foie mi-cuit, naranja, aceto balsámico y pistachos (abundante y agradable foie en una ensalada algo anodina)
-Verduritas a la parrilla con romesco y emulsión de pisto (sorpresa de las buenas, un platazo lleno de sabor)
-Bomba de patata y sepia con mahonesa de cebollino y huevas de lumpo (la patata lo hace ligeramente tosco pero el conjunto es vistoso y sabroso)
-Tataki de ternera con mojos rojo y verde (original presentación para una buena preparación, te deja ganas de más)
-Mollete con queso, papada y trufa (y mostaza, que tiene presencia, resulta un poco pesado pero es correcto)
-Cordero deshuesado con puré de patata y migas crujientes (esperaba más, recordaba uno fantástico de su anterior restaurante, bien y nada más)
Efectista carro de postres, se nota que es una de las vedettes de la casa. Escogí:
-Pastelito de café y merengue (masa demasiado dura pero exquisita crema)
El café final tampoco pasará a la historia.
El personal fue atento, deberían presentar los platos.
Pagamos 25 € por persona, adecuado.
Menú sugerente y muy interesante a bajo precio, da gusto. Es cierto que hay defectos que se pueden pulir, pero también muy buenas ideas.
Un par de vueltas y estaremos ante una propuesta digna de tener en cuenta a varios niveles. Mientras, es este un sitio muy apropiado para divertirse comiendo en Zaragoza.