domingo, 28 de mayo de 2017

Koku, Pamplona

¿Un buen japonés en Pamplona? Eso me dicen... Veamos.
Está situado en la primera planta de un hotel relativamente céntrico.
Decoración actual, poco típica, que no consiguió agradarme especialmente.
Manteles individuales, servilletas de tela y copas mejorables.
La carta se centra en comida japonesa, aunque la china aparece por ahí. En lo enológico pocas referencias a precios adecuados. Escogí un Inurrieta Orchidea 2016 (D.O. Navarra), agradable monovarietal de sauvignon blanc.
Comimos:
-Maki de foie, cangrejo real y aguacate (muy bueno, el foie soasado redondea el bocado)
-Nigiri de pez mantequilla (correcto)
-Nigiri de anguila (conseguido, buen tratamiento del producto)
-Gunkan de tobiko (falto de la intensidad esperada)
-Pato crujiente con salsa Koku (alguno de los cortes estaba demasiado seco pero bien en general, la salsa pide más picante)
-Mochis de té verde (delicados)
-Helado de sésamo negro (potente, nada especial)
El café tampoco pasará a mi recuerdo.
El personal se mostró poco colaborador.
Pagamos unos adecuados 30 € por persona.
No se ofrece ortodoxia ni perfección, pero sí buenas intenciones. La calidad del producto no es la mayor, pero sí es aceptable. Intuyo que se domina algo más lo chino que lo puramente japonés, aunque se advierte poco.
Puede ser una opción diferente en Pamplona, sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario